Las empresas vascas financian la I+D+i

Joaquín Medrano. Director Zona Norte, F. Iniciativas

Las empresas vascas comienzan quizás el trimestre más intensivo del año en actividades de I+D+i, pero no en el desarrollo, sino que en su definición, planificación, y sobre todo en el cómo financiarlas. Podemos decir que ya estamos preparados para presentar nuestros proyectos de I+D+i a las principales líneas de ayudas que las Diputaciones y principalmente el Gobierno Vasco a través de la SPRI, ponen a disposición de las empresas vascas con programas estrella como Hazitek, Elkartek, Kudeabide, Emaitek, ICT, etc… y que recientemente se empiezan a publicar, con todas sus novedades operativas y presupuestarias, y todos ellos con un enfoque englobado en las Estrategias de Especialización Inteligente o técnicamente llamadas RIS3 que es hacia donde Euskadi quiere ir con sus empresas.

Fiscalmente, como otra parte importante de financiación de este tipo de actividades, y la verdad sea dicha, en años anteriores y casualmente los ligados a la gran crisis, Euskadi comparativamente con otros escenarios estatales de financiación de la I+D+i, había perdido comba pese a tener unas Normativas Forales potentes en su definición, pero poco prácticas desde un punto uso práctico. Realmente estas Normas estaban diseñadas para motivar su uso cuando las empresas tuvieran que pagar Impuesto de Sociedades ayudando a reducirlo a través de la recuperación de hasta el 70% del gasto de I+D+i en el año a declarar. ¿Pero qué pasa con las empresas que por la situación complicada que les ha tocado vivir no pagan el citado impuesto y mantienen sus niveles de gasto de I+D+i?

De todos es oído y muy pocos es sabido, que las Administraciones Tributarias Forales de Guipúzcoa y Vizcaya (Álava se ha quedado fuera), han incorporado en sus Normativas un artículo que innova sobre las propias normas de Innovación en cuanto a lo que pretende. Esta pretensión, es nada más y nada menos, que establecer un sistema de Compra-Venta entre las empresas vascas (sólo las vizcaínas y guipuzcoanas por ahora) de los créditos fiscales que se originan por estas actividades de innovación para ser aprovechados, apoyándose en los principios de mecenazgo u obtención de inversores privados para el desarrollo de estos proyectos, todo ello perfectamente reglamentado, y con la bendición no sólo de nuestras Haciendas, sino que avalado por organismos de relevancia como SPRI y BEAZ (Agencia de Innovación de Bizkaia) quienes acreditarán la idoneidad tanto técnica como presupuestaria de los proyectos.

Ahora sí, Euskadi tiene un sistema de financiación de la I+D+i completo, súper competitivo, y esta vez también, para todas las empresas vascas. Para las que quieren financiar sus actividades innovadoras con subvenciones autonómicas, cofinanciarlas con las ayudas estatales y europeas, incluir ayudas de inversores privados incluyendo a los que quieren financiarlos, y para terminar y a los más avanzados en estas materias poder combinarlos con las palancas fiscales, que poco a poco han conseguido ser el incentivo más potente en esto de la financiación de la I+D+i, con la diferencia que ahora se podrá aprovechar no más, sino que mucho mejor.