Manu Ayerdi, vicepresidente de Desarrollo Económico, ha aprovechado la apertura de la jornada “Los retos del sector: el vehículo eléctrico”, organizada por la Asociación Clúster de Automoción de Navarra, para anunciar que el Gobierno foral invertirá durante los próximos tres años hasta cuatro millones de euros en proyectos de I+D+i relacionados con el vehículo eléctrico.

Al acto han asistido también el presidente del Clúster de Automoción de Navarra, Roberto Lanaspa; y el director de Vehículo Eléctrico del Grupo Renault, Luis Valerio, entre otras personas.

Además, según ha avanzado Ayerdi, la empresa pública Sodena va a llevar a cabo, en colaboración con el sector de la automoción, un estudio detallado sobre la capacidad de la que dispone el tejido empresarial de Navarra para afrontar la fabricación de este tipo de vehículos. Para ello se analizarán algunas cuestiones como los recursos técnicos de los que disponen las empresas navarras, el nivel de competitividad que tienen y las ventajas que pueden ofrecer.

La idea es elaborar un plan de acción concreto que facilite el proceso de transición de los negocios actuales hacia los del futuro. Y precisamente siguiendo esta línea, la Estrategia de Especialización Inteligente (S3) de Navarra incluye como uno de sus 24 retos concretos, el vehículo eléctrico. Además, otro de ellos está enfocado a impulsar la asociación entre los agentes de un mismo sector industrial, es decir, a la creación de clústeres.

El impulso del vehículo eléctrico es otro de los objetivos del Plan de Ciencia y Tecnología, junto con el Plan Energético, que contempla ayudas a la compra de estos vehículos y el Plan de Industria, que define un programa de adaptación para que los proveedores del sector de la automoción puedan estar preparados al afrontar este cambio.

Ayerdi ha subrayado el compromiso del Gobierno foral por “favorecer el desarrollo e implantación en Navarra de nuevas soluciones de movilidad”, a lo que ha añadido que “es necesario poner el foco en generar energía eléctrica limpia, pero también lo es ponerlo en el transporte” y que serán necesarios 300.000 coches eléctricos para cumplir con los objetivos marcados por Europa en cuanto a política energética.