Navarra pretende incentivar la inversión privada en I+D+i con el incremento de las deducciones fiscales

por | Ene 5, 2017 | Noticias I+D | 0 Comentarios

Un nuevo mecanismo de deducción fiscal va a incentivar por primera vez en Navarra la inversión privada en I+D+i. El pasado sábado día 31 fue publicado en el Boletín Oficial de Navarra un nuevo artículo sobre el Impuesto de sociedades, que beneficiará tanto a los inversores privados que deseen financiar un proyecto de I+D+i como a los promotores de la iniciativa.

Este artículo incluye deducciones fiscales muy atractivas para las compañías del sector, pero no aquellas que no disponen de cuota porque su base imponible es negativa. En cambio, empresas de nueva creación como las startup, tienen una desventaja respecto a aquellas con bases imponibles positivas.

El nuevo mecanismo consiste en que el inversor decide apoyar económicamente al impulsor de un proyecto de I+D+i y este, a su vez, le cede las deducciones fiscales que tiene acumuladas. De esta forma, se benefician ambas partes: el inversor a través de la deducción fiscal (aunque se ha fijado un límite de rentabilidad de 20% con respecto a lo que se aporta) y el desarrollador del proyecto recibe financiación para continuarlo. De esta forma, la operación se hace mediante un contrato privado bilateral.

Este mecanismo nace del Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación, que fue presentado hace algunas semanas por el vicepresidente Manu Ayerdi y pretende solucionar un problema real como es el hecho que existen mecanismos de deducciones fiscales, pero muchos contribuyentes no pueden aplicarlos debido a que no pagan cuota de Impuestos de Sociedades por sus bases negativas.

Esta nueva medida implementada pretende: generar conciencia e incentivar a inversores privados para que financien proyectos innovadores, ofrecer una rentabilidad fisca, fomentar la innovación y facilitar la financiación de proyectos por parte de privados.

En 2015, en Navarra se invirtió en I+D un total de 299,5 millones, de los cuales el 68% provenían del sector privado. La Comunidad Foral ha retrocedido en su esfuerzo inversor, ya que sólo representa el 1,64% del PIB y por lo tanto, el sector privado debe ser quien lidere la inversión en investigación y desarrollo, aunque aún está muy lejos del record logrado en 2009, donde se invirtieron 267,5 millones.